Domaine Yves Cuilleron

Yves Cuilleron es la muestra de que en el mundo del vino todo se puede lograr. Aunque estudió Ingeniería, cuando su tío decidió renunciar al cultivo de las tres hectáreas de vid que tenía en Condrieu, decidió comprarlas. Esas tierras fueron de su abuelo, Claude Cuilleron.

Condrieu es un pueblo ubicado al norte del Ródano. Al igual que otros pueblos en la zona, tiene fama de hacer grandes vinos desde la época romana. Después de la Segunda Guerra Mundial, tuvo un momento difícil, pues la gente no invertía en vinos caros y sus viñedos son difíciles de trabajar: dan rendimientos bajos, no se pueden ocupar máquinas y, por ello, el trabajo tiene que ser manual. Además, el cultivo es duro y peligroso.

Los viñedos estaban desapareciendo hasta que una generación ambiciosa llegó a replantar las tierras, reconstruir las terrazas y darles sus títulos de nobleza a los Crus del Ródano.

Yves Cuilleron es uno de ellos. Actualmente posee 75 hectáreas en seis de los ocho Crus del Ródano: Condrieu, Cote-Rotie, St Joseph, St-Peray, Cornas y Croze Hermitage.

Nació y creció en Chavanay, el pueblo más cercano a Condrieu. Ayudaba su abuelo y a su tío en el trabajo del viñedo. Es un hombre trabajador, humilde y simpático, que siente una gran pasión por sus tierras y por el oficio. Trabaja su viñedo de forma orgánica y parcelar. Renovó su bodega para hacerla una de las más modernas del Ródano, tiene tanques de concreto y barricas de madera y acero de todos los tamaños.

Yves no sólo logró hacer grandes vinos para desarrollar su propio negocio, también es un ejemplo para muchos viticultores que quieren emprender y tener su propia bodega. Su experiencia es tan valiosa que participó en la evaluación de nuevas tierras del Ródano, lo cual permitió crear la denominación Collinnes rhodaniennes y les vins de Viennes en zonas muy propicias para la viticultura que no se ocupaban para eso.

Vino a México durante una semana en noviembre 2018. Nos sorprendió su capacidad de adaptarse a sommeliers, a la prensa o al público general. Ojalá regrese pronto para seguir compartiendo su trayectoria y sus maravillosos vinos.