En Climats trabajamos exclusivamente con aquellas bodegas familiares que han mantenido la propiedad en las mismas manos, o que han seguido puntualmente la tradición vitivinícola del terroir.
Privilegiamos que los viticultores trabajen la tierra de manera orgánica, sin el uso de agroquímicos que pueda alterar tanto la tierra como el producto final. Del mismo modo, valoramos enormemente el trabajo manual y parcelar para propiciar la obtención de una uva lo más pura posible.
En lo que corresponde a la vinificación, trabajamos con enólogos de formación, que cuentan con los conocimientos técnicos de vanguardia, para poder transformar la fruta en el mejor vino posible y que transmita con fidelidad los sabores del terroir. Optamos por vinos que no tengan una crianza demasiado marcada por la madera.
Entendemos el vino como el mejor acompañante de la comida. Por eso nos interesan los vinos digestivos, equilibrados y con larga persistencia en boca.